El programa de Desarrollo Agroalimentario PRODA del Ministerio de Producción e Industria de la

provincia de Neuquén continúa sumando municipios del interior neuquino para llevar adelante la

autoproducción de alimentos en huertas domiciliarias mientras dure el aislamiento preventivo

obligatorio por el Covid-19.

EL plan denominado PRODA en casa, que fuera lanzado el pasado 3 de abril en San Patricio del

Chañar con 200 kits de semillas de estación otoño-invierno, y que también se está instrumentando

en San Martín de los Andes para 600 familias, está orientado a vecinos y vecinas que quieran

trabajar la tierra y producir sus propios alimentos en sus hogares aprovechando el tiempo de

aislamiento.

Hacer huerta, además de contribuir al desarrollo agroalimentario y a la salud de las personas, es

una actividad que puede compartirse con todos los integrantes del grupo familiar haciendo más

llevadera la cuarentena.

De esta manera lo entendieron las intendencias nombradas más los municipios de Huinganco,

Taquimilán, Tricao Malal, Loncopué, Centenario, Las Lajas, Buta Ranquil, El Cholar y Villa Pehuenia,

entre otros, con los que se está organizando la logística de cada localidad para que los vecinos y

vecinas puedan incorporándose al plan sin abandonar sus domicilios.

De esta manera, PRODA en casa potenciará la agricultura urbana a través de huertas domiciliarias

para 4 mil familias repartidas en 15 municipios del interior provincial.

Cultivo bajo cubierta

En el caso de las localidades más cercanas a la cordillera, donde las temperaturas bajan

significativamente en esta época del año, el programa PRODA implementará además una campaña

de capacitación y armado de microtúneles con el fin de ampliar las posibilidades productivas.

A tal efecto, el programa PRODA hará entrega del polietileno de uso agronómico a cada municipio

y éste a través de su área de producción, se lo hará llegar a cada grupo familiar para armar en sus

patios los microtúneles destinados al cultivo bajo cubierta.

2

Semillas, capacitación y seguimiento técnico a distancia

Por otra parte, PRODA en casa se instrumentará a través de tres líneas de acción, la difusión de

mensajes radiofónicos con contenido técnico que serán emitidos por las radios locales que se

sumen a la iniciativa, la entrega concertada de semillas en los domicilios particulares, y el

seguimiento a distancia de la experiencia agronómica.

A través de las radios y redes sociales se difundirá una serie de mensajes con contenido técnico

agronómico que fueran elaborados por el programa PRODA, y además se realizarán en forma

regular entrevistas radiales para el abordaje de otras problemáticas y consultas formuladas por los

oyentes vinculadas a la producción de agroalimentos.

La entrega de semillas se llevará a cabo siguiendo un sistema de logística a cargo del municipio

local y ajustado a los mecanismos de prevención determinados por el aislamiento preventivo

obligatorio. Las familias interesadas deberán inscribirse en la comuna y luego serán contactadas

para acordar la distribución de las semillas en las casas particulares, evitando en todo momento

que los vecinos salgan de sus casas.

A diferencia de otras propuestas que invitan a hacer huerta durante la cuarentena, PRODA en

casa se distingue y hace fuerte en el teleseguimiento de la experiencia productiva.

El equipo técnico de PRODA hará un monitoreo continuo de las actividades por zona y se llevará

adelante una apoyatura técnica con recomendaciones y organización de la tarea productiva a

través de grupos virtuales de whatsapp. De esta manera se busca que los insumos que se

distribuyen sean utilizados de la mejor forma y obteniendo los mejores resultados.

Hacer huerta, hace bien

Con esta nueva línea de trabajo denominada “PRODA en casa” el programa PRODA busca

estimular la autoproducción de alimentos sanos, frescos y ricos, en tiempos de prevención y

aislamiento, provocando además una serie de beneficios adicionales.

El plan, enmarcado en los principios de la Agricultura Urbana y la Alimentación Saludable, es una

propuesta agroecológica para la producción de alimentos desde una perspectiva de autoconsumo,

y pone en valor aspectos sociales, emocionales y económicos.

Producir alimentos no sólo mejora la alimentación, sino que también se ponen en marcha

beneficios terapéuticos, ya que trabajar la tierra provoca placer y bienestar y se trata de una

actividad que puede ser compartida con todos los miembros del grupo familiar.

Además los agricultores urbanos valoran el sentido de utilidad que la actividad les produce,

conscientes de su tarea de cultivar alimentos sanos y frescos, y que además de sumar calidad a su

dieta, con el tiempo representa un ahorro significativo en las compras de alimentos.

Una vez terminada la cuarentena, las municipalidades y el programa PRODA evaluarán los

resultados del plan a fin de estimular y potenciar el trabajo de las familias, incorporándolas a

nuevas líneas de acción de Agricultura Urbana y Alimentación Saludable que se instrumenten en

cada localidad.